viernes, 19 de abril de 2013

"A los milicianos muertos" de Don Rafael Morales por Don Álvaro de Luna





A los milicianos muertos
 
¡Oh, cómo viven en mí
todos los míos que murieron!
¡Oh, cómo sangran mi alma
 oh, cómo siento en mis dedos
 la venganza de su muerte,
 la voz de sus labios secos!
¡Cómo siento yo en mi vida
la vida de todos ellos!
Sangre del pueblo mamé,
 sangre que la llevo dentro, :
 y no me la matan, no,
ni las balas, ni el acero,
ni la acobardan los látigos,
ni me la secan los fuegos,
que mi sangre no es mi sangre,
mi sangre es de todo un pueblo;
que es mi sangre roja, roja,
y mis padres dos obreros.
 Nació mi puño cerrado
 y con él cerrado muero.
Yo tengo en mis ojos, vivos,
a los míos que murieron,
y son carne de mi carne;
yo soy vida de mis muertos.
¡Que los fusiles fascistas
no puedan dejarme ciego!
¡Que mientras yo tenga ojos,
que mientras yo tenga pecho,
 estarán viviendo en mí
corazones en silencio!
¡Ay, cómo os tengo en mi frente,
allá muy dentro, muy dentro,
a todos los que dejasteis
la vida por nuestro pueblo! 

Rafael Morales (1937)

1 comentario:

  1. Muchas gracias. Estaba esperando para leer el texto que me dejó muda

    ResponderEliminar